Diferencia de sexos: la educación

imageHace unos días me invitaron a participar en un focus room en IE Business School sobre los roles de la mujer y el hombre. Está sesión me hizo pensar bastante en las diferencias que existen entre ambos sexos y me di cuenta que estamos más lejos de la igualdad de género de lo que pensaba.

Se ha luchado mucho por equiparar los dos sexos ante la ley y me atrevería a decir que en la mayoria de paises desarrollados se ha conseguido. ¿Pero somos iguales ante la sociedad? La educación juega un papel importante, y ahí continuamos transmitiendo puntos sexistas: los niños deben ser valientes y asumir riesgos, jugarán subiéndose a los árboles, compitiendo, llenándose de barro y cazando bichos. Sin embargo, las niñas no subirán a los árboles ni se mancharán de barro, ellas soñarán con ser princesas de uno de esos cuentos que evalúan la belleza y la bondad por encima de todo, y esperando a que llegue “un príncipe azul”. Así las niñas aprenden cuál es su papel, se valora que permanezcan calladas, que se sepan comportar, que exploten su belleza y que sean conservadoras a la hora de afrontar riesgos. Así se crean dos perfiles diferentes, uno para cada sexo. Porque lo que un niño lee, escucha o juega influye y tiene un fuerte impacto en su desarrollo personal.image
¿Qué ocurriría si dos niños de distinto sexo se educasen bajo las mismas premisas y sin influencias externas de la sociedad? Yo estoy convencida de que ambos tendrían los mismos valores y desarrollarían las mismas habilidades. ¿O acaso un hombre no se comporta como un mono si crece aislado entre ellos? Aprendemos del ejemplo y adoptamos los valores que nos enseña la sociedad.

¿Porqué queremos que las niñas jueguen con muñecas y los niños con coches? ¿Qué queremos que aprendan, que la mujer debe tomar mayor responsabilidad sobre los hijos y que los hombres tienen que ser buenos conductores? -“Está demostrado que los niños y niñas si les dejas libertad para jugar, juegan indistintamente con una cosa u otra, los juguetes son unisex, quien los cataloga son los adultos influenciados por la educación recibida y la sociedad”- me comenta una amiga directora de guardería. -“Nosotros trabajamos con juguetes y no los catalogamos por sexo, son los propios niños los que eligen con qué jugar. Los resultados son sorprendentes, hay niños que les encanta jugar con las muñecas y cocinas, o niñas que les apasionan los coches y las motos. Los niños tienen que desarrollarse con libertad  y así se consigue que ambos sexos sean iguales”.

Cambiar ideas preconcebidas de una sociedad es difícil pero no imposible. Sabemos que es algo que no va a cambiar en un corto periodo de tiempo, pero es importante iniciar ese camino. Empecemos por cambiar la educación de nuestros hijos, a conseguir que ellos mismos se desarrollen sin diferenciar entre sexos, que jueguen con los mismos juguetes, que equilibren los ratios de mujeres y hombres en las carreras universitarias, que compitan por los mismos puestos de trabajo con las mismas habilidades, en igualdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s