Salvados. El papel de la mujer en el mundo laboral

No podía pasar por alto hacer referencia al programa de Salvados de anoche. Sobre todo, viendo la repercusión que ha generado, al menos en mi entorno. Tras finalizar, las redes sociales se llenaron de mujeres compartiendo el video del programa y comentando con agradecimientos el trabajo del equipo de Jordi Évole. Y digo mujeres, porque no percibí la misma reacción entre el género masculino.

Por un lado, el hecho de que el programa provoque un revuelo en las redes sociales confirma lo que se manifestaba en el programa, nos queda mucho camino hasta conseguir la igualdad. Que haya tantas mujeres que manifiesten que hay una brecha entre ambos sexos me anima a pensar que estamos en el buen camino, que la mujer quiere luchar porque las cosas cambien.

salvados_invitadas

Lo que más me llama la atención es que no existe una reacción ni parecida entre los varones, y no creo que la razón de esto sea que esta audiencia se concentró en la segunda parte del Barcelona-Español de anoche. Muchos vieron el programa.

El sexo masculino no se siente identificado con este problema, a pesar de tener mujeres, hermanas, novias o amigas para las que quisieran una igualdad de oportunidades. El apoyo que dan es pasivo: “si me preguntas, sí estoy a favor de la igualdad”, pero no hay una reacción proactiva.

Cualquier ser humano necesita reconocer qué beneficio va a obtener para tomar acciones sobre ello. Para los hombres, la igualdad de género, entre otras cosas, aporta:

  • Mayor competitividad: lo que conlleva a que las personas nos formemos más, evolucionemos y luchemos por ser mejores.
  • Diversidad: hace que los equipos tengan distintos puntos de vista, se enriquezcan de otras experiencias y creen nuevas soluciones que pueden ser diferenciadoras e influyan positivamente en nuestro desarrollo personal.

UN BUEN ANÁLISIS

A pesar de que el tema da para mucho, el programa fue capaz de sintetizar y transmitir un análisis casi completo sobre el papel de la mujer en el mundo laboral.

Estuvo muy bien documentado, aportando cifras significativas, como que sólo el 23% de los puestos directivos en España están ocupados por mujeres. O el hecho de que las mujeres cobran de media un 13% menos.

Me gustó mucho un punto que planteó Aurora Berra sobre la actitud de ambos sexos ante la negociación. Es cierto, los hombres saben negociar mejor, su salario es prioridad número uno, mientras que la mujer, por lo general, no se atreve y tiende a eludir el tema.

invitada

También es muy relevante cómo Juana Gallego ponía de manifiesto los arquetipos que existen de cada sexo, y que mencionaba en mi post sobre Liderazgo Femenino. Encuadramos a los hombres como expertos, mientras que las mujeres son testimonios.

¿Y AHORA?

El programa cumplió sus objetivos si lo que se pretendía era llegar al gran público con un tema de actualidad y despertar conciencia sobre el papel actual de la mujer en el mundo laboral. Como he comentado, hubiese ayudado mucho ver algunas pinceladas sobre los beneficios para el sexo masculino.

Para mí fue un buen análisis de la situación, pero me faltaron propuestas para cerrar el ciclo. ¿Qué podemos hacer? ¿cómo lo podemos solucionar? Sólo se habló de las cuotas y la opinión que las invitadas tenían sobre ellas. Quizás sea el argumento para una segunda parte, pero faltaría proponer guías y acciones a tomar.

LAS NUEVAS GENERACIONES

Los testimonios de las cuatro invitadas, aunque responden a distintos sectores y profesiones, sí que representaban un rango de edad dentro de las generaciones baby boom y Generación X,  mujeres que han vivido una transición democrática y la incorporación de la mujer al mundo laboral ¿Qué pasa con las nuevas generaciones? ¿Tienen testimonios similares o su experiencia en el mundo laboral es diferente? Medir el grado de evolución entre una y otra nos puede dar una foto realista de si estamos en el buen camino o no, qué cosas podemos mejorar y qué podemos hacer para acelerar ese proceso.

En mi opinión estamos en el buen camino, pero la evolución ocurre muy poco a poco. Hay palancas que pueden ser decisoras para impulsar esta igualdad laboral y que aportan beneficios para ambos sexos. A día de hoy, las medidas son aún necesarias, pero la principal arma que tenemos es la educación que demos a las nuevas generaciones, no solo impulsando la igualdad, sino manifestándola en cada detalle que a día de hoy nos distancia, como se percibió en el programa, porque eso es lo que nos hace ser diferentes hoy en día.

Ambos sexos somos diferentes, no podemos pretender ser iguales, pero sí tener las mismas oportunidades. Los llamados soft skills pueden ser los que acentúan las diferencias laborales, especialmente cuando hablamos de negociación. No se trata de tener el mismo liderazgo, porque los estilos son diferentes, pero sí desarrollar capacidades para ello.

 

Liderazgo Femenino

El otro día tuve el placer de poder asistir a una charla de la Dr. Margarita Alonso, experta en diversidad y reconocida entre las top 100 mujeres líderes de España. Margarita, es una excelente comunicadora, capaz de hacer partícipe a la audiencia en todo momento. Su charla fue muy constructiva, y estaba enfocada a cómo la mujer puede lograr un puesto de liderazgo en la organización.fullsizerender

Comenzó mencionando a una de las figuras más importantes del feminismo, Concepción Arenal, una mujer que a finales del siglo XIX quebrantó la ley disfrazándose de hombre para poder asistir a la universidad. Puede que ahora se le mire como a un icóno y se valore su valentía y valor en una sociedad donde el papel de la mujer estaba a años luz de lo que es hoy en día, pero para su época era un escándalo, hubiese sido considerada una activista feminista.

La historia de Concepción me hizo pensar. Efectivamente, se necesita mujeres que escandalicen la sociedad, que rompan esas normas (escritas o no) para evolucionar y lograr una igualdad entre el hombre y la mujer.

Pero la charla iba enfocada al liderazgo femenino: cómo alcanzar un puesto de alta dirección hoy en día siendo mujer. ¿Tenemos mayor dificultad que los hombres? ¿Nos ponemos nosotras mismas los límites o es la sociedad? ¿Se nos exige más que a los hombres a la hora de compaginar el mundo laboral y personal? ¿Qué es importante tener en cuenta para llegar a un objetivo así?

Margarita nos dió consejos muy últiles para poner en práctica. Nos guió y nos explicó conceptos básicos que tenemos que tener en cuenta para lograr alcanzar ese liderazgo.

El tiempo es un recurso finito

Ella define tres tipos de tiempos: Tiempo propio, público (el que nos da de comer) y doméstico (necesario, pero que no aporta valor). Para conseguir una posición de liderazgo hay que invertir en tiempo público, a costa de reducir tiempo de los otros tipos, ya que el tiempo es finito. Cuando vayas a invertir tiempo en algo, hazte la pregunta ¿en qué tipo estoy invirtiendo mi tiempo? Y valora si realmente compensa. Si te paras a analizar, por lo general, los hombres invierten mucho más en tiempo público que en cualquiera de los otros tiempos, y ese es el que lleva al liderazgo, el que te da visibilidad.

El tiempo público no sólo consiste en ir a trabajar. Si vas a cenar con tu jefe eso es tiempo público. Relacionarte con tus compañeros, estudiar un master o hacer networking, por poner algunos ejemplos, también lo es.

Las barreras personales

Muchas barreras nos las ponemos nosotras mismas,  algunas son de manera consciente, otras inconscientemente y otras porque identificamos carencias en las habilidades requeridas.

Esta demostrado por estudios que las mujeres sólo postulamos a puestos de trabajo si cumplimos el 100% de los requisitos, mientras que los hombres lo hacen cuando cumplen apenas un 60% de ellos. Muchas veces no son las habilidades, si no la actitud y cómo vayas a enfrentarte a la carencia de las mismas lo que condiciona que seas apto para ocupar un determinado puesto. ¿Por qué no intentarlo? Mi opinión: hay que romper esa barrera de miedos y ser más atrevida, confiar más en nosotras mismas.

También nos encontramos con otra realidad: Margarita apuntaba que muchas mujeres no quieren ser líderes cuando se les pregunta, lo cual sorprende bastante. ¿Por qué no?

Las mujeres tienden a tomar más responsabilidades en el área personal que los hombres, especialmente cuando tienen una familia. Como os decía al principio de este post, es muy importante saber elegir donde emplear el tiempo. Muchas mujeres optan por ocupar más tiempo doméstico que público, y conscientemente deciden no optar a puestos de responsabilidad porque no están dispuestas a balancear esos tiempos. Es decir, no están dispuestas a sacrificar su tiempo domestico.

Pero otra razón, en muchos casos, es inseguridad. En general, y al contrario que los hombres, las mujeres tienen más dudas, más miedo al fracaso. No sé si es un tema de educación o tiene que ver con la genética, esto es un debate que podríamos abrir, sería interesante conocer la opinión sobre esto de los lectores.

Pero ¿cómo puede una mujer superar estos retos cuando decide tener una progresión laboral hacia la dirección de una organización? Margarita nos sugiere buscar iconos de inspiración femeninos, es decir, ejemplos que han funcionado.

Hay un elemento muy importante, las herramientas de control. A ambos sexos se nos educa de manera diferente desde niños, empezando por una distinción de los juguetes por género. Este modelo de educación genera arquetipos que pueden influir en el camino hacia un liderazgo y la principal herramienta para gestionar la situación es la negociación. Es importante utilizarla tanto en el plano personal (“¿quién va a levantarse por la noche cuando llora el niño?”) como en el plano profesional: (“por cuánto dinero voy a aceptar ese puesto de trabajo”).

Pero también, para tener éxito en esas negociaciones es importante buscar referentes. Personas que, por su experiencia, sus habilidades o su conocimiento, pueden ayudar a preparar ese proceso.

Yo os propongo que hagáis un análisis de vuestra división del tiempo y que comprobéis si está alineado con vuestros objetivos. Os ayudará a saber si vais por el buen camino. Si descubrís un desalineamiento, necesitaréis rectificar y ahí os invito a que valoréis los cambios que esto implica, tanto a nivel laboral como personal. Esto os ayudará a tomar las decisiones oportunas.

Si decidís apostar por una carrera profesional hacia la dirección, es importante controlar el uso del tiempo. Rectificar en el momento adecuado puede ser clave para tu éxito.

fullsizerender2Desde aquí, una vez más, quiero dar las gracias a Invisible Talent y a a Beta Gamma Sigma  por hacer posible estas sesiones.