Salvados. El papel de la mujer en el mundo laboral

No podía pasar por alto hacer referencia al programa de Salvados de anoche. Sobre todo, viendo la repercusión que ha generado, al menos en mi entorno. Tras finalizar, las redes sociales se llenaron de mujeres compartiendo el video del programa y comentando con agradecimientos el trabajo del equipo de Jordi Évole. Y digo mujeres, porque no percibí la misma reacción entre el género masculino.

Por un lado, el hecho de que el programa provoque un revuelo en las redes sociales confirma lo que se manifestaba en el programa, nos queda mucho camino hasta conseguir la igualdad. Que haya tantas mujeres que manifiesten que hay una brecha entre ambos sexos me anima a pensar que estamos en el buen camino, que la mujer quiere luchar porque las cosas cambien.

salvados_invitadas

Lo que más me llama la atención es que no existe una reacción ni parecida entre los varones, y no creo que la razón de esto sea que esta audiencia se concentró en la segunda parte del Barcelona-Español de anoche. Muchos vieron el programa.

El sexo masculino no se siente identificado con este problema, a pesar de tener mujeres, hermanas, novias o amigas para las que quisieran una igualdad de oportunidades. El apoyo que dan es pasivo: “si me preguntas, sí estoy a favor de la igualdad”, pero no hay una reacción proactiva.

Cualquier ser humano necesita reconocer qué beneficio va a obtener para tomar acciones sobre ello. Para los hombres, la igualdad de género, entre otras cosas, aporta:

  • Mayor competitividad: lo que conlleva a que las personas nos formemos más, evolucionemos y luchemos por ser mejores.
  • Diversidad: hace que los equipos tengan distintos puntos de vista, se enriquezcan de otras experiencias y creen nuevas soluciones que pueden ser diferenciadoras e influyan positivamente en nuestro desarrollo personal.

UN BUEN ANÁLISIS

A pesar de que el tema da para mucho, el programa fue capaz de sintetizar y transmitir un análisis casi completo sobre el papel de la mujer en el mundo laboral.

Estuvo muy bien documentado, aportando cifras significativas, como que sólo el 23% de los puestos directivos en España están ocupados por mujeres. O el hecho de que las mujeres cobran de media un 13% menos.

Me gustó mucho un punto que planteó Aurora Berra sobre la actitud de ambos sexos ante la negociación. Es cierto, los hombres saben negociar mejor, su salario es prioridad número uno, mientras que la mujer, por lo general, no se atreve y tiende a eludir el tema.

invitada

También es muy relevante cómo Juana Gallego ponía de manifiesto los arquetipos que existen de cada sexo, y que mencionaba en mi post sobre Liderazgo Femenino. Encuadramos a los hombres como expertos, mientras que las mujeres son testimonios.

¿Y AHORA?

El programa cumplió sus objetivos si lo que se pretendía era llegar al gran público con un tema de actualidad y despertar conciencia sobre el papel actual de la mujer en el mundo laboral. Como he comentado, hubiese ayudado mucho ver algunas pinceladas sobre los beneficios para el sexo masculino.

Para mí fue un buen análisis de la situación, pero me faltaron propuestas para cerrar el ciclo. ¿Qué podemos hacer? ¿cómo lo podemos solucionar? Sólo se habló de las cuotas y la opinión que las invitadas tenían sobre ellas. Quizás sea el argumento para una segunda parte, pero faltaría proponer guías y acciones a tomar.

LAS NUEVAS GENERACIONES

Los testimonios de las cuatro invitadas, aunque responden a distintos sectores y profesiones, sí que representaban un rango de edad dentro de las generaciones baby boom y Generación X,  mujeres que han vivido una transición democrática y la incorporación de la mujer al mundo laboral ¿Qué pasa con las nuevas generaciones? ¿Tienen testimonios similares o su experiencia en el mundo laboral es diferente? Medir el grado de evolución entre una y otra nos puede dar una foto realista de si estamos en el buen camino o no, qué cosas podemos mejorar y qué podemos hacer para acelerar ese proceso.

En mi opinión estamos en el buen camino, pero la evolución ocurre muy poco a poco. Hay palancas que pueden ser decisoras para impulsar esta igualdad laboral y que aportan beneficios para ambos sexos. A día de hoy, las medidas son aún necesarias, pero la principal arma que tenemos es la educación que demos a las nuevas generaciones, no solo impulsando la igualdad, sino manifestándola en cada detalle que a día de hoy nos distancia, como se percibió en el programa, porque eso es lo que nos hace ser diferentes hoy en día.

Ambos sexos somos diferentes, no podemos pretender ser iguales, pero sí tener las mismas oportunidades. Los llamados soft skills pueden ser los que acentúan las diferencias laborales, especialmente cuando hablamos de negociación. No se trata de tener el mismo liderazgo, porque los estilos son diferentes, pero sí desarrollar capacidades para ello.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s